viernes, 6 de febrero de 2009

John Hammond “Got Love if You Want it” (1992)

01. Got Love if You Want it (Slim Harpo)
02. Driftin’ Blues (Charles Brown)
03. Dreamy Eyed Girl (Newburn)
04. Mattie Mae (Robert Warren)
05. You Don’t Love me (Willie Cobbs)
06. Nadine (Chuck Berry)
07. No One Can Forgive me But my Baby (Tom Waits)
08. You’re So Fine (Little Walter)
09. No Place to Go (Chester Burnett)
10. Preachin’ Blues (Son House)

John Hammond Jr: Voz, guitarra, armónica
J.J. Cale: Guitarra, coros
Specer Oldham: Teclados
Rick Estrin: Armónica
Tim Drummond, Larry Taylor: Bajo
James Crucce, Dobie Strange: Batería
invitados
John Lee Hooker: Guitarra
Little Charlie: Guitarra

producido por John Hammond Jr & J.J. Cale
grabado por Samuel Lehmer

Reconozco que John Hammond nunca ha sido "santo de mi devoción"; he escuchado algunos de sus álbumes y me pasa como con otros muchos músicos: sus trabajos no son "completos", "redondos", ya me entienden... Hay temas muy buenos pero siempre seguido de otro que no lo es tanto, generalmente con demasiado aire pop o folk; esto me desagrada profundamente, sobre todo tratándose de un artista de blues de semejante categoría. Por otro lado, también aclaro que me encanta el folk, tanto el americano como el británico, pero eso es otro tema.Con “Got Love If You Want It”, tuve la misma sensación que con los demás álbumes del artista que he oído, aunque la ejecución con la guitarra (sobre todo con la National) siempre la da un plus de categoría a los trabajos de Hammond.
Editado por el sello Pointblank en el año 1992, consta de 10 temas, y dejando a un lado mi gusto y manías recién explicadas, Hammond interpreta con maestría todos los cortes, demostrando que es un gran guitarrista y un no menos cualificado armonicista. Su voz, sin ser extremadamente curtida, cumple con lo exigido. Los veteranos J.J. Cale y John Lee Hooker así como Little Charlie colaboran en el álbum. La producción también es de J. J. Cale.
Disco recomendable, agradable, con dosis justas de "velocidad rocanrolera" y pequeñas pinceladas de maestría acústica, suficientes para reconocer a un gran guitarrista. Para los muchos fans de Hammond, probablemente este no será su trabajo predilecto, para mí simplemete es uno más de los que ha editado en las últimas décadas, lejos ya de sus comienzos como rescatador e intérprete de blues rural.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada