jueves, 12 de febrero de 2009

Stanley Clarke, Al Di Meola & Jean Luc Ponty “Rite of Strings” 1995

01. Indigo (Al DiMeola)
02. Renassaince (Jean Luc Ponty)
03. Song to John (Stanley Clarke, Chick Corea)
04. Chilean Pipe Song (Al DiMeola)
05. Topanga (Stanley Clarke)
06. Morocco (Al DiMeola)
07. Change of Life (Jean Luc Ponty)
08. Canción de Sofía (Stanley Clarke)
09. Memory Canyon (Jean Luc Ponty)

Stanley Clarke: Contrabajo
Al DiMeola: Guitarra Acústica
Jean Luc Ponty: Violin

Un trío se reúne: 2 viejos conocidos de la gran banda de fusión que fue Return to Forever junto a un pequeño francés, explorador de varios géneros musicales y que en cada trabajo siempre sorprendía con un sonido difícil de clasificar pero de un excelente nivel, el único que merece el título de sucesor de ese otro francés, Stephane Grappelli. La clave: acústica; algún mínimo efecto en uno o 2 temas; el resultado: una obra de arte. No me cree?... escuchelo y yo le doy detalles.Que se puede esperar de un bajo acústico, un violín y una guitarra? Una combinación, al menos, extraña, poco frecuente. Ahora agreguemos nombres: Stanley Clarke (uno de los bajistas mas notables de la escena musical no solo del jazz, también del fusión jazz rock, del r&b, hasta de la música urbana neoyorquina), Jean Luc Ponty (tal vez, el único violinista vivo que se pueda llamar maestro del jazz; capaz de hacer sonar su violín con una sonoridad que evoca desde una guitarra estilo Jimi Hendrix hasta un saxo a la Charlie Parker) y Al DiMeola (un virtuoso aclamado en todo el mundo; basta recordar su trío de guitarras junto a John McLaughlin y Paco DeLucía). En este punto comienzan a aclararse un poco las cosas; y juntos, en este disco son una combinación de buen gusto, energía, delicadeza, inspiración y pasión. Clarke impecable en el contrabajo; es impresionante la cantidad y diversidad de sonido que logra extraer a un instrumento de base, solo genios absolutos de la talla de Charles Mingus, Oscar Pettiford o Paul Chambers consiguen hacer sonar con esa presencia un bajo. Ponty increíble. En su violín y en sus manos tiene escondida una banda completa: pianos, guitarras, saxos; de todo. Y, lo impactante es que en el momento justo, Ponty hace sonar al violín como el instrumento que a el se le antoje. DiMeola extraordinario, un modo de tocar perfecto; acaricia las cuerdas y cada sonido de su guitarra esta cargado de una emotividad atronadora. Transitando por un sendero entre el jazz y el ambient con apuntes de rock bien puestos (hasta con algún sabor de fondo a flamenco), este es un disco tremendo, excelente; se disfruta desde principio a fin; equilibrado en sonoridad, cálido, orgánico, balanceado, emotivo; un gran despliegue de talento de Clarke, Ponty y DiMeola que, claramente, entienden de que va el asunto, generando un conjunto colaborativo donde no hay una estrella principal que opaque a las otras. De todo este conjunto de cosas, todos salen beneficiados: los músicos, la música en si misma y los oyentes. Un disco magnífico, eterno, memorable; para explorar cada vez que se lo escucha y disfrutarlo a pleno; no importa el género que a uno le guste; música en su mejor y mas alta expresión.

Alberto “Tano” Rosso
"NoTanDistintos"
Sabados 19.00
FM Flores 90.7
www.radiofmflores.net
www.notand.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada